RECUPERACION DE APORTACIONES PRIVATIVAS EN LA LIQUIDACION DE LA SOCIEDAD DE GANANCIALES

Se discute en la STS de 27 de mayo de 2019 – ROJ: STS 1591/2019 – ECLI: ES:TS:2019:1591 – Ponente: Excma. Sra. Doña María De Los Ángeles Parra Lucán,  acerca de si unos bienes adquiridos por uno de los cónyuges manifestando que adquiere “para su so­ciedad de gananciales” pueden ser finalmente privativos en todo o en parte por demostrar el adquirente en un procedimiento de liquidación de gananciales que usó dinero privativo. El Tribunal Supremo considera que sí porque la atribución de ganancialidad definitiva solo puede hacerse con el consentimiento de ambos cónyuges por vía del artículo 1355 del Código civil.

En la STS, a 28 de febrero de 2023 – ROJ: STS 1000/2023-ECLI:ES:TS:2023:1000- , de la misma Ponente, los bienes adquiridos conjuntamente por los esposos cuando consta la voluntad de ambos de atribuir carácter ganancial al bien adquirido son gananciales pero, en tal caso, si se prueba que para la adquisición se han empleado fondos privativos, el cónyuge titular del dinero tiene derecho a que se le reintegre el importe actualizado, aunque no hiciera reserva sobre la procedencia del dinero ni sobre su derecho de reembolso.

En la sentencia del pleno del TS 295/2019, de 27 de mayo, cuya doctrina ha sido reiterada después en las sentencias 415/2019, de 11 de julio, 138/2020, de 2 de marzo, 216/2020, de 1 de junio, 591/2020, de 11 de noviembre, y 454/2021, de 28 de junio, entre otras, declaró el TS que el acuerdo de los cónyuges para atribuir carácter ganancial a un bien no convierte en ganancial al dinero empleado para su adquisición, y genera un crédito «por el valor satisfecho» a costa del caudal propio de uno de los esposos ( art. 1358 CC), de manera coherente con lo dispuesto en el art. 1362.2.ª CC, conforme al cual, la adquisición de los bienes comunes es «de cargo» de la sociedad de gananciales.

Como señaló el TS en la sentencia 657/2019, de 4 de febrero, una cosa es que se admita una amplia autonomía negocial entre los cónyuges ( arts. 1323 y 1355 CC) y otra que pueda presumirse el ánimo liberal del cónyuge que emplea dinero privativo para hacer frente a necesidades y cargas de la familia. El régimen legal, por el contrario, refuerza que deben restituirse las sumas gastadas en interés de la sociedad.

En conclusión, de acuerdo con la jurisprudencia reiterada del TS:

1.- El derecho de reembolso del dinero invertido en la adquisición y la financiación de un bien ganancial procede, por aplicación del art. 1358 CC, aunque no se hubiera hecho reserva alguna en el momento de la adquisición.

2.-La atribución del carácter ganancial a un bien no convierte en ganancial al dinero empleado para su adquisición y debe reembolsarse el valor satisfecho a costa del caudal propio, mediante el reintegro de su importe actualizado al tiempo de la liquidación, si no se ha hecho efectivo con anterioridad ( arts. 1358 y 1398.3.ª CC).

3.- En el caso de que se emplee dinero privativo para pagar la deuda contraída para la adquisición del bien ganancial, nace un derecho de crédito del cónyuge titular del dinero, que se integra en el pasivo de la sociedad ganancial, por el importe actualizado de las cantidades satisfechas con tal fin ( art. 1398.3.ª CC y STS 498/2017, de 13 de septiembre).

4.-El mero hecho del ingreso de dinero privativo en una cuenta común no lo convierte en ganancial. En consecuencia, si se emplea para hacer frente a necesidades y cargas de la familia o para la adquisición de bienes a los que los cónyuges, de común acuerdo, atribuyen carácter ganancial, surge un derecho de reembolso a favor de su titular, aunque no hiciera reserva de ese derecho en el momento del ingreso del dinero en la cuenta (SSTS 657/2019, de 11 de diciembre; 78/2020, de 4 de febrero; 216/2020, de 1 de junio y 637/2021, de 27 de septiembre).

5.- Con carácter general, es doctrina del TS que los depósitos indistintos no presuponen comunidad de dominio sobre los objetos depositados, por lo que habrá de estarse a las relaciones internas entre los titulares y, más concretamente, a la originaria procedencia del dinero que nutre la cuenta, todo ello con la finalidad de catalogar el carácter dominical de los fondos. El cotitular, que sostenga el ánimo liberalidad, deberá probarlo cumplidamente. De esta manera, se pronunció el TS en las sentencias 454/2021, de 28 de junio, 534/2018, de 28 de septiembre, 83/2013, de 15 de febrero, y 1090/1995, de 19 de diciembre, con cita de otras.

6.- En conclusión, en las relaciones entre cónyuges, aunque estén sometidos al régimen de gananciales, no se presume que el dinero privativo se aporta como ganancial por ingresarlo en una cuenta común (SSTS 657/2019, de 11 de diciembre, y 591/2020, de 11 de noviembre, con cita de otras anteriores).

Teniendo en cuenta lo anterior, en el caso resuelto por la STS 324/2023, de 28 de febrero, la sentencia dictada el 24 de febrero de 2020 por la Audiencia Provincial de Guipúzcoa frente a la que se recurría en casación, declaró el carácter ganancial de la vivienda, de acuerdo con lo interesado por las dos partes en la instancia. La sentencia recurrida, aceptando que el esposo ingresó en la cuenta común «en gran parte» el dinero fruto de la venta de una vivienda recibida por herencia niega el reembolso por dos razones que son contrarias a la doctrina de la sala (que lo compartían todo y que el esposo no hizo reserva del derecho de reembolso). El TS consiguientemente estimó el recurso de casación y reconoció un crédito en el pasivo de la sociedad a favor del recurrente por el importe actualizado de la cantidad que, procedente de la venta de la vivienda privativa que había adquirido por herencia, empleó en financiar la adquisición de la vivienda ganancial. Por lo que se refiere a la cuantía del crédito, que lo reconoció por el importe actualizado, hizo unas precisiones que no tienen importancia para esta aportación.

Leave a Reply

Your email address will not be published.Required fields are marked *