El otro día un vecino de mi casa me dijo que había recibido un mensaje del administrador de la Comunidad de Propietarios indicando que tenía que retirar de su plaza de garaje los objetos o ruedas que tuviera, y me preguntó si estaba obligado a retirar de su plaza la bicicleta de su hijo, que venía estacionándola atada con una cadena al suelo, junto con su coche en la plaza. Que su plaza tenía una argolla en el suelo desde que la compró, para poder atar con una cadena la bici, o una moto.

Mi respuesta fue extensa, pues comprendí su preocupación, dado que un ciclista de corazón, quiere y protege su bicicleta, y le es importante dónde la deja, y además existe una cofradía ciclista que nos hace ser muy empáticos unos con otros.

Creo que no se concreta en ninguna normativa un límite sobre cuántos vehículos diferentes puede albergar una plaza de garaje, le dije, pero sí debemos atenernos a la Ley de Propiedad Horizontal, que obliga a mantener nuestros coches dentro de las líneas que delimitan la plaza de garaje. Yo creo que, si ninguna parte de nuestros vehículos sobresale de dichas líneas, estaremos cumpliendo con la normativa.

También si nos sujetamos a las líneas de la plaza de forma que no molestemos a nadie, cumplimos con el artículo 394 del Código Civil que determina que cada partícipe podrá servirse de las cosas comunes, siempre que disponga de ellas conforme a su destino y de manera que no perjudique el interés de la comunidad, ni impida a los copartícipes utilizarlas según su derecho.

Si bien es cierto que las plazas de garaje tienen el destino de servir de aparcamiento de vehículos, tanto el Reglamento General de Vehículos, como en la Ley de Seguridad Vial –RDL 6/2015- consideran la bicicleta como un vehículo, que definen ciclo de dos ruedas, accionado por el esfuerzo muscular de las personas mediante pedales o manivelas.

Si la bicicleta es asistida también se considera como una bicicleta, y le será de aplicación la normativa que afecta las bicicletas, siempre que el motor se detenga cuando el conductor deja de pedalear por la velocidad supera los 25 km/hora

Desde el punto de vista del Plan General de Ordenación Urbana, en tu caso vecino hay que tener en cuenta el de Madrid, que es donde está nuestro garaje, y este define el aparcamiento como un espacio debidamente señalizado destinado a vehículos. Y el artículo 7.5.10 del de dicho Plan de Ordenación del año 1997, relativo a las plazas de aparcamiento, no prohíbe expresamente el aparcamiento de dos vehículos en la misma plaza.

Tampoco se podría fundamentar en la licencia de funcionamiento del garaje la prohibición de no estacionar junto con el coche una bicicleta en el marco del interior de las líneas de una plaza.

En cuanto al seguro del garaje, es evidente que es de menor valor y de menor riesgo, por no decir riesgo nulo, y valor el de la bici, estacionar una bicicleta junto con un coche diésel en la misma plaza que estacionar en la misma plaza un coche eléctrico con su sistema de carga individual.

Por lo tanto, en la valoración de la posibilidad de establecer una prohibición de que no puedan almacenarse enseres, ruedas u otros objetos en las plazas de garaje, ni colocar armarios, debe tenerse en cuenta que una bicicleta es un vehículo, y que siempre que no sobrepase de las líneas de la plaza, y no molesta a tercero en forma alguna, un acuerdo de Junta de Propietarios del estilo de un solo vehículo para una plaza, y por lo tanto, que no cabe estacionar una bicicleta o dos si caben junto con el vehículo, puede ser contraria al artículo 394 del Código Civil respecto del titular de la plaza de garaje.

Por otra parte, las prohibiciones no pueden ser caprichosas, ni arbitrarias, sino siempre fundadas con un carácter restrictivo, lo que debe tenerse en cuenta antes de ser adoptada, pues tal arbitrariedad podría entenderse como no vinculante al que en su plaza quisiera estacionar una motocicleta y una bicicleta, por ejemplo.

También conviene sopesar si en el garaje interior de nuestra Comunidad de Propietarios no hay una zona de aparca bicis, y existen espacios comunes en ciertas esquinas amplias en los que se han venido dejando enseres, si cabría instalar mecanismos adecuados colectivos para el estacionamiento de bicicletas.

Leave a Reply

Your email address will not be published.Required fields are marked *